ir al contenido

10/10/2013

“Esta Reforma es una permanente construcción colectiva”

SUSANA MUÑIZ EN ADM

Muñiz adm

Muñiz adm


La Ministra de Salud Pública, Dra. Susana Muñiz, afirmó en ADM, que “esta Reforma es una permanente construcción colectiva, que es mejor y más exitosa, en tanto dé mayor satisfacción y garantías a los ciudadanos, brinde más capacidades y mejores condiciones laborales a los trabajadores y genere mayor sustentabilidad financiera a prestadores y proveedores: el MSP aboga por ello”.

La titular de esta Cartera, participó hoy del ciclo de almuerzos de trabajo de la Asociación de Dirigentes de Marketing del Uruguay (ADM), en donde efectúo una ponencia y contestó preguntas, acerca del rol de los prestadores e industrias en el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), y la accesibilidad de los ciudadanos a tratamientos y nuevas tecnologías.

En este contexto, los ejes centrales de la presentación de Muñiz, refirieron a la Reforma como una permanente construcción colectiva; la necesidad de adecuar la gestión de las instituciones al modelo de atención impulsado por la misma; y del rol del MSP como garante de la accesibilidad con equidad.

Tras reseñar el por qué la Reforma es exitosa, y resaltar que “garantizó la salud como un derecho humano fundamental”, expresó que en este momento, presenta dificultades vinculadas con las lista de espera (accesibilidad a especialistas); copagos (accesibilidad económica); carencia de recursos humanos e insatisfacción por parte de los ciudadanos.

En ese sentido, puntualizó que de acuerdo a los datos de una encuesta de “Cifra” del mes de junio, los tiempos de espera para conseguir hora con un médico mejoraron según el 47% de los ciudadanos que se atienden en ASSE, mientras que el 22% considera que aumentaron. Para el 52% de los socios mutuales, los tiempos aumentaron, y el 18% entienden que disminuyeron. Como la mayoría de los adultos hoy se atienden en mutualistas, en el conjunto de encuestados, la opinión dominante, es que los tiempos de espera aumentaron.

El aspecto que más ha mejorado en los últimos tres años, según la percepción de los adultos encuestados, son las instalaciones, tanto en ASSE como en las mutualistas.

En lo que respecta a la atención, cerca de la mitad de los usuarios de ASSE, ven mejoras en todos los aspectos preguntados, mientras que sólo una minoría de los socios mutuales (entre un cuarto y un tercio), ven mejoras en sus respectivas instituciones.

Las preguntas de la encuesta, estuvieron vinculadas a: tiempos de espera para ser atendidos; tiempos para conseguir hora; disponibilidad de especialistas; calidad de atención en Emergencia y Urgencias; y sobre las instalaciones.

“Como se ve, los usuarios públicos son los que mejor valoran los cambios”; y “en las instalaciones, todos entienden que se mejoró, y mucho”, acotó Muñiz.

Gerenciamiento de los servicios para mejorar y establecer mayor satisfacción

La jerarca destacó que “a nosotros, como MSP, nos compete el ser rectores; nos toca conducir, timonear; a ustedes, los prestadores, gerenciar los servicios. Y aquí queremos dar nuestra opinión. Lo primero, es señalar que, habiendo cambiado el contexto, las estrategias competitivas utilizadas, son similares o iguales al período previo a la reforma”.

“Lo que notamos es cierto divorcio entre el posicionamiento mercadológico de varias instituciones, con el alineamiento organizacional que exige la reforma. Aún se sigue vendiendo hotelería y equipamiento de alto porte, que no es lo que la población busca. Y poco se difunde el primer nivel de atención. Hay que releer a Michael Porter”.

“A nuestro juicio, el establecer una competencia feroz por captar algún usuario más o menos, en un mercado pequeño, y ofrecer una tecnología de última, cuando a dos cuadras existe el mismo equipamiento, no brinda el marco para ganar”.

“Tenemos 3 millones de usuarios; por qué competir?. Algunas IAMC son para un segmento en Montevideo, otros en el Interior (…) ¿Qué gana una IAMC de Montevideo afiliando un ciudadano del Interior? Una cápita que prácticamente no va a usar ningún servicio; pero si alguna vez lo requiere, le va a salir carísimo el traslado, y además va a generar insatisfacción. No compartimos ese criterio de afiliar gente a la que no vamos a darle un servicio”.

“Otro aspecto, es que somos todos administradores de un seguro público, por lo que ninguno debiéramos comprometer un servicio que no vamos a dar. Es inadmisible” (….).

“Y además por otro lado, no hay demasiado de que preocuparse, existe una alta fidelidad de los ciudadanos a sus prestadores (…). Cada vez son menos los ciudadanos que cambian en el período de movilidad regulada. Por lo tanto, ¿para qué generar una competencia tan desleal?”.

“Por lo tanto, la pregunta es qué genera tanta insatisfacción: la despersonalización, la idea de ser sólo un número (las llamadas telefónicas, los seguimientos, son algo muy valorado); molesta mucho a los ciudadanos, que se los afilie sólo para cobrar una cápita, si no se les puede dar más servicios. Es cierto que no pueden negar la afiliación a ciertos ciudadanos, pero en el período de movilidad regulada, algunos prestadores podrían solicitar al MSP no abrirse más a afiliaciones”.

“Otro aspecto - y esto hay que trabajarlo-, es que algunos médicos generan la idea en los ciudadanos, de que la mutualista está ahorrando al negar tal o cual estudio, o tal o cual medicamento. Este profesional queda bárbaro! Pero es origen de insatisfacción, es origen de judicialización y es además una actitud poco seria, irresponsable”.

“Hay que gerenciar”, enfatizó Muñiz.

En cuanto a las estrategias y acciones para mejorar y establecer mayor satisfacción, aludió al “control de costos; mejoramiento de los sistemas de compras (ejemplo UCA, en la administración pública); gerenciando, sabiendo qué estudios hay que indicar, cuándo, si retaceos, pero sin generar una demanda incontrolable; desarrollando un primer nivel continente y resolutivo, que puede indicar estudios y medicamentos, evitando cuellos de botella en los especialistas motivando al especialista para devolver a ese usuario a su médico de cabecera. Esto es lo que hace ASSE y que es bien valorado”.

“Lo cierto es que las condiciones cambiaron. La estrategia competitiva debería cambiar también. Hay cosas que nos dejan tranquilos: la reforma asegura ingresos en forma estable. También para la industria farmacéutica. Por lo tanto, los problemas provienen muchas veces del interior de las organizaciones”, dijo Muñiz.

Medicamentos y tecnología: Accesibilidad con equidad

Con respecto a medicamentos y tecnología, “la Rectoría tiene la obligación técnica y ética de ver cómo se autoriza su ingreso al mercado, de acuerdo a parámetros de eficacia y efectividad, de seguridad, de aspectos éticos y viabilidad económica. No podemos hipotecar nuestro futuro como país ni el del sistema sanitario, tal como lo hizo Costa Rica”.

“Y acá también hay que hablar de profesionalidad. No es posible, ni ético, indicar medicamentos que no están autorizados, sobre los que no hay evidencia científica que nos avale”.

“Del lado del usuario, hay gente que sufre, y no es ético ni generar falsas expectativas, ni tampoco no hacerse cargo de esas situaciones. No es posible una demanda en base al Agua de Querétalo. Esto raya con la falta de ética”.

“Por lo tanto, decir que somos muy rigurosos en la evaluación de las tecnologías, y aquí están establecidos sus roles, tanto en la incorporación al PIAS, al FTM, redefiniendo programas, estableciéndolos en guías de práctica clínica y en el caso de equipos de alto porte, autorizándolos con una mirada regional, y también de garantizar accesibilidad e los usuarios, tanto públicos como privados”.

“Podríamos autorizar un resonador magnético por departamento. La plata para comprarlos no es el problema. La dificultad radica en los RRHH que operan estos equipos y el resto de los equipos imagenológicos. Y ya en esta etapa de integración del SNIS, no se puede autorizar equipos para unos ciudadanos sí y para otros no”.

“Estos equipos deben se –sustentables, y se debe garantizar accesibilidad y equidad para toda la región. Eso está establecido en los aspectos regulatorios de la Ley 18.211. Y debemos recordar que las tecnologías tienen su tiempo de uso hasta llegar a la obsolescencia”.

Los desafíos demográficos, epidemiológicos, de equidad, tecnológicos

Muñiz señaló que “no sólo nuestra Reforma enfrenta ciertos desafíos. Todos los sistemas de salud enfrentan desafíos. En nuestro caso concreto, tenemos los demográficos, ya que . habiendo culminado la transición demográfica y yendo a un inexorable envejecimiento de nuestra población, la carga de la enfermedad va a ser cada vez más importante. Y también cada vez más valioso cada embarazo y cada niño. Seguramente en el próximo período, haya que ver cómo incentivar la maternidad.

“Estos desafíos van de la mano con los epidemiológicos, con las cargas de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT). Ya empezamos a trabajar sobre esto”.

“Desafíos de equidad; y equidad es darle los servicios a cada uno según sus necesidades. No hablamos exclusivamente de poblaciones vulnerables. Los niños tienen ciertos requerimientos, los adultos, las poblaciones diversas, las poblaciones rurales, los discapacitados…”.

“Los tecnológicos. Lo que recién hablamos. La judicialización de la Medicina, para lo que también hay que preparase, y no sólo el Estado. Tenemos la obligación de dar respuestas con evidencia científica, pero también ser muy responsables a la hora de administrar dineros públicos (…). En este mundo globalizado, inteligente e hipertecnificado, las tecnologías, el ciclo de vida de los insumos, va a acortarse. Por lo tanto, qué vamos a hacer? Pagar millones de u$ para competir por 3000 cápitas? Y si después resulta que no es una tecnología tan maravillosa. No será mejor comprarla entre varios, compartir gastos y usuarios, y perder menos?, reflexionó la Ministra.

Estrategias y acciones para enfrentar los desafíos

“Con estos desafíos a la vista, demográficos, epidemiológicos, de equidad, tecnológicos y hasta en aspectos judiciales, el papel Rector del MSP, adquiere también más relevancia, en la conducción sectorial, en el cumplimiento de la normativa, pero también generando inteligencia sanitaria, garantizando accesibilidad, sostenibilidad financiera. No queremos más el ejemplo de Costa Rica”.

“Para enfrentar estos desafíos, nos fijamos como metas, universalizar la cobertura, ampliando el FONASA y pago cuotas salud + metas; estrategias de accesibilidad y continuidad asistencial, RISS e incluyendo convenios de complementación; mejora de la calidad a través de planes, procedimientos, guías clínicas, normas sanitarias; establecer y revisar políticas de inversiones y de incorporación de tecnología (inteligencia sanitaria), así como de recursos humanos, y la mejora de los de los sistemas de información en salud; fiscalización; implementación territorial de la Rectoría; participación social”.

Para 2016, se estima que habrá 2.500.000 uruguayos afiliados al FONASA.

“Por otro lado, en vista de nuestra apuesta a un modelo más integral y de continuidad asistencial, el mismo sólo es abordable, mediante una estrategia de Redes Integradas de Servicios de Salud (RISS), que no tienen por qué ser concebidos dentro de una institución, sino en complementación con otras instituciones”.

“No requiere que todos los efectores que la compongan, tengan todos los servicios; por el contrario, algunos de sus servicios pueden ser prestados a través de una variedad de arreglos contractuales y/o alianzas estratégicas. Mejoran la accesibilidad al sistema, reducen el cuidado inapropiado, reducen la fragmentación del cuidado, evitan la suplicación de infraestructura y servicios, reducen los costos de producción y de transacción, y responden mejor a las necesidades de salud de la comunidad”.

“Los mecanismos institucionales, hacen al intercambio de servicios entre prestadores, contratos entre subsistemas público y privado, mecanismos eficaces de coordinación asistencial entre niveles asistenciales con diferente asistencia administrativa, asociarse para búsqueda de economía a escala”.

“Otra estrategia para enfrentar los desafíos, son nuestros ciudadanos como agentes críticos de cambio en nuestras instituciones, capaces de aportar. Ellos son los que están insatisfechos, pero cuando uno les pregunta, están dispuestos a hacernos reflexionar: pero no pueden ser títeres, necesitamos ciudadanos críticos”.

“Después de todo, la industria del medicamento utiliza muy bien sus opiniones, para saber por ejemplo, qué tipo de presentación resulta más aceptable, más atractiva, más adecuada, más tolerable. Por qué no hacerlo con los servicios de salud?”, reflexionó la jerarca.

“Los problemas de judicialización podrían mitigarse de tener a los ciudadanos de nuestro lado. Los problemas que nos ofrecen las burocracias profesionales en parte también”.

La reforma como un proceso permanente de construcción colectiva

Tras reseñar el proceso de descentralización priorizado desde 2005, Muñiz indicó que “estamos hoy en todo el territorio, más cerca de ustedes y de nuestros ciudadanos. Dispuestos a trabajar juntos. No tomamos decisiones desde un buró en 18 de Julio. Las propuestas de ustedes las recibimos en territorio, y junto a trabajadores y usuarios, las enriquecemos”.

“Esta Reforma es una permanente construcción colectiva, “que es mejor y más exitosa en tanto de mayor satisfacción y garantías a los ciudadanos, brinde más capacidades y mejores condiciones laborales a los trabajadores y genere mayor sustentabilidad financiera a prestadores y proveedores: el MSP aboga por ello. Y tenemos la certeza de una mirada a largo plazo, sustentable, de derechos”.

Muñiz cerró su exposición, con palabras del Presidente de la República, José Mujica, en su discurso ante la ONU, en setiembre de 2013: “Necesitamos masticar mucho lo viejo y eterno de la vida humana junto a la ciencia, esa ciencia que se empeña por la humanidad no para hacerse rico; con ellos, con los hombres de ciencia de la mano, primeros consejeros de la humanidad….. si, la alta política entrelazada con la sabiduría científica, allí está la fuente. Esa ciencia que no apetece el lucro pero que mira el porvenir”.

“Esta es nuestra mirada de la Reforma, la que combina la alta política, la más noble, con la sabiduría científica, con una mirada de mucho porvenir”, concluyó Muñiz.