ir al contenido

25/02/2014

“Premio Vladimir Roslik” Para reconocer buenas prácticas en servicios de salud rural

 “Premio Vladimir Roslik”

“Premio Vladimir Roslik”

El martes 25 de febrero, en esta sede ministerial, tuvo lugar la ceremonia de apertura del Encuentro sobre Buenas Prácticas de Salud Rural, “Premio Vladimir Roslik”, que una vez implementado, será un reconocimiento al trabajo de los equipos de salud rural, en la figura de un médico comprometido con su comunidad, San Javier,  y que fuera asesinado por la dictadura militar.

Rescatar la mirada de Vladimir Roslik, expresó la Ministra Muñiz

“Hoy hace un año que me encuentro ocupando este cargo; y éste es realmente el momento más emotivo que me ha tocado vivir como Ministra”, comenzó diciendo la titular de la Cartera, en la ceremonia de apertura de la jornada de trabajo.

“Y es por dos razones fundamentales. La primera, porque siento que hoy estamos marcando un nuevo jalón (…), en aquello del cambio del modelo de atención, que hemos acariciado durante tantos años (…); un primer nivel con accesibilidad, equidad y calidad. En un año donde la Convención Médica se apresta a discutir temas de calidad (…), ésta no es sólo una cuestión de estándares, sino también de principios (…)”.

“Es un nuevo escaloncito, enmarcado en la reforma de la salud y en un plan de gobierno en el cual se ha hecho mucho, y mucho queda por hacer. Se ha trabajado mucho en electrificación rural, potabilización del agua, llegada de la educación, derechos de los trabajadores rurales, y estamos tratando también de llegar con nuestras concepciones de accesibilidad a la salud, con capacidad resolutiva, con calidad y con equidad”.

“La segunda razón, es por a quién homenajeamos en este premio, a Vladimir Roslik, que como decía el Decano de Medicina, y yo bien recordaba, el abril de hace treinta años, cuando yo era una estudiante de medicina igual que el representante de AEM, y que entrábamos a la Facultad con Adriana, Leonel, Jacqueline, con varios compañeros de los que hoy estamos acá, y nos enterábamos de la terrible noticia del asesinato de Vladimir Roslik. Y fue una verdadera puñalada; porque si bien nosotros sabíamos que todavía teníamos presos y torturados, pensábamos que estas cosas ya no podían volver a pasar. Pero bueno, fue el último golpazo muy fuerte que sentimos, y que nos dolió muchísimo a todos”.

“Pero el asunto no es quedarnos en el dolor, sino pensar cómo rescatar justamente aquello que nos dejó Vladmir Roslik, esa mirada que nos ha señalado un camino (…), que hacen todos los equipos de salud que día a día recorren nuestro territorio”.

“Cuando uno piensa, por qué asesinaron a Vladimir Roslik, como a muchos otros uruguayos?. Lo asesinaron por ser un luchador por la libertad y la democracia, pero también por ser un médico comprometido con su pueblo y con su gente”.

“Sin duda el compromiso, es el responsable de que él diera las batallas que dio; y en esas batallas alguien creyó que había perdido, pero no, porque esto está demostrando que esa memoria sigue estando, y que de alguna forma hay todo un pueblo que lo está honrando. En las acciones de los equipos de salud, y en los jóvenes que están recorriendo todo el territorio nacional, se está honrando su memoria, llevando la atención en salud, pero también mejores condiciones de vida para todos los uruguayos, en todos los lugares. Y está en la lucha de Mary y de todo San Javier, que hoy tiene mejores condiciones de vida. Le quedan cosas por hacer, sin lugar a duda a todos nos quedan cosas por hacer, pero lo importante es que la mirada de Vladimir Roslik nos siga alumbrando a todos, que sigamos todos honrando su memoria”.

“Agradecemos a todos por este trabajo, a Mary por todo el apoyo, y seguimos comprometidos en este trabajo conjunto”, concluyó Muñiz.

La Fundación Vladimir Roslik

María Zabalkin de Roslik, viuda del destacado médico asesinado, expresó que para ella, era “un gran honor estar acá, compartiendo con ustedes”, al tiempo que agradeció la invitación de la Ministra y demás autoridades.

“Hace un poquito más de treinta años que no entraba en este edificio; en este salón específicamente nunca estuve, pero sí en planta baja donde venía siempre con mi esposo a hacer trámites; así que siempre recuerdo que estaba esperándolo en el pasillo: la verdad que hoy es un día muy emotivo para mí”, manifestó.

“Quiero agradecer muchísimo que me tengan en cuenta, que tengan en cuenta el trabajo que estoy haciendo para mantener la memoria de Vladimir. Como ustedes saben, su crimen sigue impune, y desde entonces yo me he dedicado a criar a Valery – quien por suerte está recibido y trabajando- y a la Fundación Vladimir Roslik, que es una manera de que él permanezca en la memoria de la gente” (…).

“Cuando faltó Vladimir, San Javier quedó sin médico. Los médicos iban un tiempito, como de ‘piernada’, y al tiempito se iban (…). Vivir en el campo es muy duro, y aunque con el tiempo ha cambiado, igualmente Montevideo está acá y el interior es otro país (…). Éste es el primer gobierno que se ha arrimado al campo, no sólo en la parte de medicina, sino también en otras áreas”.

“Vladimir estudió en Europa y volvió a establecerse en San Javier, la gente le decía que estaba loco (…); él tenía un don especial de gente, no era un médico vintenero; quería a su comunidad, quería a su familia, quería devolver lo que él aprendió”.

“Por eso estoy tratando, en la medida que puedo, a través de la Fundación, brindarle a San Javier lo que él quiso darle y no pudo: por eso tenemos la Policlínica y por eso estamos luchando por el Hogar de Ancianos (…). Hace treinta años que estamos trabajando, y pasamos a ser una institución que se tiene en cuenta en todos lados (…). El año pasado tuvimos muchos ministros de visita, por los cien años de fundación de San Javier, y recibimos la donación de una chacra y una camioneta” (…).

“Para mí, es una estrategia para mantener en la memoria a Vladimir, sino las cosas pasan, los hombres pasan, y después es un nombre perdido en la historia”, dijo Mary Zabalkin de Roslik; al tiempo que mencionó el libro y la película que se está realizando en base a la vida de su esposo.

Agradeció asimismo el apoyo recibido por el gremio médico durante todos estos años, y señaló que es “un orgullo estar acá; felicito a los que tuvieron la idea de hacer el premio, porque además de recuperar la memoria de Vladimir, hace que no se olviden de la gente del campo, que está quedando despoblado: se necesitan médicos, más recursos, cosas que lo hagan atractivo para quedarse; hay que idear estrategias para que la gente no se vaya”, afirmó.

 

Participaron de este evento, la Ministra de Salud Pública, Dra. Susana Muñiz; el Decano de la Facultad de Medicina, Prof. Dr. Fernando Tomasina; la Directora del Área de Salud Rural del MSP, Prof. Lic. Pilar González; la Gerente de Mejora Continua, Cr. Adriana Álvarez; el Director Departamental de Salud de Río Negro, Dr. Gerardo Valiero; el Presidente de SOMERUY, Dr. Ramón Soto; la Presidenta de SUMEFAC, Dra. Jacqueline Ponzo; el Presidente del Colegio Médico del Uruguay, Prof. Dr. Jorge Torres; la Sra. María Zabalkin de Roslik; y el delegado de AEM – ASCEP – FEUU, Br. Martín Esteche.

Objetivos de la actividad y particularidades del Premio

La actividad se enmarca en el desarrollo de las políticas públicas que viene impulsando el Ministerio de Salud Publica en el área de Salud Rural. En esta concepción de la salud como un derecho y un bien social, componente esencial para el desarrollo humano, se ha logrado  instalar en la agenda pública y sensibilizar a todos actores sociales, sobre la necesidad de seguir mejorando los servicios de salud rural; para disminuir la brechas de desigualdades en el acceso a una atención a la salud de cobertura universal, integral, con calidad y equidad , asegurando la continuidad asistencial con un enfoque familiar y comunitario y con la participación y capacitación de los involucrados.

Cada uno de estos componentes son los ejes estratégicos que se impulsan desde el Plan Nacional de Salud Rural, contando con un documento difundido “Manual de Organización de la Atención en salud Rural”, a partir del cual los efectores han iniciado sus planes de mejora continua.

El Premio Vladimir Roslik, integra una de las estrategias para el fortalecimiento de los servicios, para asumir el compromiso con la cultura de la calidad, y como una forma de involucrar a todos los actores que forman parte de la gestión (directivos, trabajadores de la salud, usuarios organizados , comunidad ) con esta idea que se puede mejorar en el día a día, las acciones que se realizan, a través de un proceso de planificación participativa , trabajo colectivo , reflexivo , de investigación -acción y comprometido; con la calidad como parte de todo el quehacer sanitario, desde la micro-gestión –meso y macro gestión .

Este reconocimiento, apunta a fortalecer otras acciones en esta misma dirección, ya iniciadas por el INACAL con los premios otorgados de calidad total. En esta propuesta, se van a identificar servicios que vienen realizando buenas prácticas en algún proceso asistencial o en toda la gestión institucional que puede servir de experiencia o ejemplo para ser replicado por otros servicios.

Pero también los criterios utilizados para evaluar las buenas prácticas de salud rural, propuestos cómo estándares de calidad, pueden ser disparadores para iniciar procesos de auto evaluación, diagnósticos participativos y planes de mejora . Por lo tanto, cumplirán además una función didáctica orientadora de la calidad.

El premio Vladimir Roslik, es un reconocimiento al trabajo de los equipos de salud rural , en la figura de un médico rural comprometido con su comunidad, San Javier, y que fue asesinado por la dictadura militar.

En los treinta años de su asesinato (16 de abril 2014), se levanta en su memoria un homenaje a su labor, recuperando la memoria colectiva como parte de la salud.

Precisamente durante la jornada del día 25, fueron puestos a consideración  -para acordar entre todos los participantes- dos documentos de trabajo; uno referido a estándares de calidad en los servicios de salud en el área rural; y otro a la pertinencia de una regulación específica a servicios de salud en el área rural.

Integran esta iniciativa, DIGESNIS – MSP; DIGESE – MSP; DIGESA – MSP; Unidad de Descentralización Territorial UDT – MSP y de las Direcciones Departamentales de Salud DDS – MSP; Equipo de trabajo del Área de Salud Rural – MSP; JUNASA; UDELAR – Facultad de Medicina, Facultad de Enfermería, Facultad de Psicología, Facultad de Odontología; UCUDAL – Facultad de Enfermería; Sociedad Uruguaya de Medicina Familiar y Comunitaria – SUMEFAC; Sociedad de Medicina Rural del Uruguay SOMERUY; Sociedad Uruguaya de Enfermería Comunitaria; Comisión Nacional de Enfermería; Comisión de Seguridad del Paciente y Prevención del Error en Medicina; Federación Uruguaya de la Salud – FUS; Federación de Funcionarios de Salud Pública – FFSP; distintas Asociaciones de Usuarios del SNIS; Colegio Médico del Uruguay; ASSE; FEMI; INACAL; UNIT; AEM – ASCEP – FEUU.