ir al contenido

06/04/2016

Basso confirmó primer caso de zika importado y reitera recomendación a embarazadas

Un uruguayo que viajó días atrás a Río de Janeiro es el primer caso confirmado del virus zika importado. El ministro Jorge Basso dijo que no hay que alarmarse pero sí mantener medidas de prevención, no bajar la guardia pese a descenso de temperatura y tomar precauciones si se viaja a zonas donde el virus es endémico. Sugirió que embarazadas no se trasladen a estos países por el impacto que la enfermedad puede tener en el bebé.

Foto: Presidencia

Foto: Presidencia

Tras comparecer ante la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores este martes 5 de abril, el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, anunció el primer caso de virus zika importado en un ciudadano uruguayo que viajó días atrás a Río de Janeiro (Brasil). Se trata de un hombre al que se le practicó un diagnóstico laboratorial que evidenció un resultado positivo, por lo cual se dispuso su aislamiento durante los cinco días de manifestación clínica.  El hombre se encuentra en buen estado.

Las autoridades del Ministerio de Salud proyectaban que esto podía ocurrir y así lo habían manifestado en su momento, dado que durante Semana de Turismo son muchos los uruguayos que se desplazan a zonas donde estos virus son endémicos. “Lo que se podía era estar atentos a identificar lo más precozmente posible la presencia de los virus que circulan en la región”, explicó el ministro. 

Basso recordó que se monitorean los distintos casos sospechosos. Precisó que existe una franca disminución de los casos notificados y dudosos de dengue en el país y, agregó, que se aguardaba que aparecieran casos de zika y chikungunya justamente porque están instalados en la región y, a diferencia del dengue, el zika se expandió en el planeta a muy alta velocidad. En pocas semanas países alejados como Japón ya tenían el virus. 

“Dada la alta movilidad de nuestra población mundial era alta la probabilidad de registrar casos de personas que se infecten fuera de frontera y que ingresen al país cursando la enfermedad, incluso con poca sintomatología”, resaltó. 

En cuanto a la posible gravedad de la enfermedad, el ministro recordó que es un tema de reciente aparición a nivel internacional y que es motivo de estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), particularmente referidos a la problemática de la mujer embarazada. 

“Nosotros en todos los casos sospechosos de mujeres embarazadas que pudieran estar cursando el virus, no solo les hacemos los análisis de laboratorio en el país sino que también monitoreamos sus casos en el exterior, incluido en el laboratorio de Puerto Rico para asegurarnos que no estamos sub-registrando casos que estuvieran circulando en el país”, dijo. 

Qué esperar de aquí en más    
El ministro considera que no hay elementos para pensar que esto modifique la situación en cuanto a gravedad. “Seguimos insistiendo en que estas enfermedades, diagnosticadas oportunamente, se pueden manejar perfectamente bien, incluso a nivel ambulatorio”, sostuvo. Insistió, asimismo, en la necesidad de adoptar medidas preventivas, pese a que las temperaturas previstas seguramente hagan que disminuya la cantidad de casos de enfermedades transmitidas por mosquitos, teniendo en cuenta que el vector disminuye su densidad en el territorio. 

En invierno los mosquitos adultos no pican pero en los criaderos las larvas quedan en forma quiescente (latente); el nuevo ciclo se reinicia con el incremento de la temperatura. “Tendremos una ventana de oportunidad en invierno para trabajar con los criaderos en los que, por distintas razones, no se llegó a eliminarlos. La idea es estar de mejor forma en la época de ascenso de las temperaturas”, añadió. 

En este contexto, Basso informó que se enfatizará en el trabajo articulado con el Sistema Nacional de Emergencias (SINAE), tratando de identificar esos lugares donde es difícil llegar como chatarrerías, gomerías y estructuras instaladas en las zonas urbanas. 

Dijo que, además, la gente viaja constantemente a países donde esto es endémico todo el año. Ante esto la recomendación se centra en las mujeres embarazadas. “De no ser estrictamente necesario, se recomienda que no se trasladen a esas zonas”. 

En cuanto a los síntomas, recordó que son similares a los del dengue. “Por ese lado no hay elementos clínicos que permitan realizar un diagnóstico diferencial, razón por la cual el Ministerio, cada vez que tiene un caso sospechoso analiza y busca los tres virus”, reiteró. Son muchos los casos de zika que se presentan subclínicos, es decir con poca sintomatología. 
“No hay que alarmarse, hay que tomar las medidas correspondientes, y cuando uno viaja a lugares donde estas enfermedades son endémicas todo el año: debe protegerse”, agregó.

Basso destacó el contacto permanente que mantienen con los equipos de salud, donde cada prestador tiene un referente frente al ministerio que es el director técnico o el referente dengue para que la comunicación y el manejo de la información sea fluido. Es una acción clave para actuar a tiempo.