ir al contenido

30/04/2014

Briozzo en Conferencia Mundial de Parlamentarios: “Ciencia y Tecnología para el beneficio de las personas y no para el lucro de unos pocos”

Briozzo en Conferencia Mundial de Parlamentarios

Briozzo en Conferencia Mundial de Parlamentarios

En su presentación en el plenario de la Conferencia Mundial de Parlamentarios realizada en Estocolmo, el Viceministro de Salud Pública, afirmó que “necesitamos inspiración para crear una nueva utopía”, y convocó a utilizar la Ciencia y la Tecnología “para el beneficio de las personas y no para el lucro de unos pocos: sabemos lo que hay que hacer; hagámoslo y demos así sentido a nuestra actividad y compromiso”.

Leonel Briozzo expresó que “al tratar el tema de la plena integración de la Población y Desarrollo en la agenda después del 2015,  son tres los temas que considero prioritarios: el ideológico, con la necesidad de nutrir la agenda de derechos con valores; el político, por la desigualdad y la paradoja de las barreras al avance en los derechos; y las prioridades que son la educación,  la mujer y la juventud”.

Lo ideológico: Balance de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo  (ICPD) +20 años - Hacia la necesaria integración de los derechos con los valores

El Subsecretario de Salud expresó que “acabamos de terminar la revisión de ICPD+20 y la principal conclusión fue que no hemos avanzado lo esperado; y en algunos temas, hasta puede considerarse que  hemos retrocedido”.

Como puntos críticos, refirió a la mortalidad materna, aborto inseguro y acceso insuficiente a servicios integrales, respeto a las diferentes opciones sexuales y a la diversidad, educación como derecho de la familia y obligación del Estado, derecho sexuales, igualdad de género; pero también respeto a los migrantes, garantías sociales a las minorías y derecho al trabajo”.

Señaló que esto sucede “probablemente por muchas causas: no se integró lo suficientemente la agenda de desarrollo socio- económico- social sustentable; ni la lucha contra la pobreza y por la libertad de los pueblos subdesarrollados y dependientes con la agenda de los DDSSRR. No se potenciaron lo suficiente las experiencias locales que concreten en la vida de la gente cambios, recreando desde los acuerdos internacionales posibilidades factibles de avanzar. No se movilizaron los suficientes recursos a los países subdesarrollados, bien para aplicar programas exitosos en donde más se necesita, bien para generar evidencias para incrementar la Cooperación Sur – Sur”.

Pero “creemos que la principal causa es que la lucha por los derechos no enamora a las grandes mayorías, los acuerdos internacionales no inspiran a las personas. Los derechos por sí y ante sí - como convenciones a las que se arriba en los contextos multinacionales-, no modifican la vida de la gente. Las personas necesitan  una causa que la inspire y que dé trascendencia a su vida. Esto se expresa de múltiples maneras; una de las cuales es la espiritualidad, entre otras,  que dan las religiones: no integrar la religiosidad a la lucha por los derechos no ha sido una buena opción y debemos evaluar como revertir esta situación”.

Es por lo tanto, “imprescindible re crear e interpretar los derechos a la luz de cada realidad nacional con su componente de cultura, espiritualidad, condiciones sociales y económicas. No hay recetas, sólo un rumbo que debemos construir en cada situación particular. Lo determinante es el rumbo de los pueblos.  Esa es la única condición”.

Lo Político: El mayor problema y la mayor paradoja

El Viceministro subrayó que “la desigualdad es la mayor enemiga del desarrollo y la felicidad, ya que genera riesgo, enfermedad y muerte; y debe analizarse desde múltiples e integradas perspectivas: desigualdad en el mundo, los países ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres; en la regiones, con países que centralizan las ganancias y otros que proveen mano de obra barata- migración es un problema mayor en el desarrollo; en los países con sectores privilegiados que se adueñan de la mayor cantidad de las ganancias y grandes sectores desposeídos; en los sectores más vulnerables donde el género, el lugar donde se habita y la educación que se accede diferencia a las personas”.

En ese sentido, dijo que “el denominador común de todas estas desigualdades es el desarrollo capitalista, la división mundial del trabajo  y el modelo neo liberal”.

Asimismo, manifestó que es “indispensable, cuando nos referimos a derechos sexuales y reproductivos, hablar de emancipación social y desarrollo sustentable de nuestros países. Para nosotros-as no existen dos agendas -derechos y desarrollo-, sino una e integrada, que es, la agenda de la izquierda progresista en nuestra región”.

Desde esta perspectiva, “debemos conceptualizar además que los pobres del mundo son pobres de todos y no de algunos países; seguimos al Presidente Mujica en su idea de la necesidad estratégica de generar un plan global contra la pobreza, un verdadero nuevo tipo de  ‘Plan Marshall’  a nivel global”.

Al respecto, aseveró que “paradójicamente, aquellos países que más necesitan de la agenda de empoderamiento de la mujer, de equidad de género, de mejoras en el acceso a la salud sexual y reproductiva, en el acceso a la educación en SSR, son, muchas veces, los países en los que hay mayores resistencias”.

Esto ocurre, “porque los grupos locales no se han empoderado lo suficientemente con esta agenda; muchas  jerarquías evalúan estos derechos como imposiciones de los países centrales; la política exterior de los países centrales, muchas veces incrementa esta visión y hace que el equivocado discurso de que los DDSSRR son derechos coloniales, tenga adeptos”.

Es necesario entonces, “priorizar la adaptación de la agenda de derechos a las realidades locales, a la vez que descolonizamos sus contenidos, es clave en la agenda más allá del 2015, en la medida que se entienda que la agenda de derechos sexuales y reproductivos precede a la de desarrollo social y económico”.

Por todo esto, “desarrollar lo local es, para nosotros,  de máxima prioridad. Evaluamos elementos generales, de los gobiernos y de la sociedad civil para hacerlo”.

Con respecto “a los elementos generales, se deben priorizar las mayores necesidades y las posibilidades de desarrollar experiencias a compartir: los países deben experimentar y crear los modelos más adecuados a su situación. Se deben adaptar y recrear  las políticas generales en las acciones locales. Se debe promover la participación social y el empoderamiento en la lucha por soluciones”.

En lo que refiere “a los gobiernos y las políticas gubernamentales, se debe profundizar la  alianza de parlamentarios para lograr promover presencias políticas representativas estables y  priorizar sistemáticamente agendas intergubernanmentales institucionales: salud, educación, mujer, promover la participación política y social de la mujer y los jóvenes, promover la transparencia y el contralor, desarrollar modelos de  economía sustentable y participativa”.

Briozzo subrayó que “creemos que un importante rol le compete a las organizaciones locales no gubernamentales, promoviendo experiencias locales que tengan posibilidad de demostrarse en corto periodos de tiempo en el contexto de  marcos institucionales nacionales que agrupen a todos los actores gubernamentales y no gubernamentales”.

Educación, derechos y valores: Laicidad y  rol del Estado

Haciendo alusión a las tres prioridades mencionadas anteriormente, el jerarca expresó que “la educación en el contexto de los derechos, es una obligación de los Estados que forman parte del sistema de NNUU. Con independencia del derecho de las familias a participar activamente en la educación en derechos y salud sexual y reproductiva, el Estado, garante de los derechos tiene esta obligación intransferible”.

En este contexto, “la formidable construcción social que implican los DDHH, tiene hoy en el respeto a todos los seres humanos el mayor desafío. Debemos recordar que los peores conflictos y miserias humanas se desarrollan con el denominador común de la opresión explicita e ideologizada; o implícita dependiente del capitalismo, que considera al ser humano con un modelo uniforme y su trabajo como una mercancía más. Los fundamentalismos y más aún, los fundamentalistas,  sean estos fundamentalistas del mercado o de una secta religiosa,  son la amenaza mayor a la felicidad pública, la paz y la libertad”. 

La “educación laica,  gratuita y obligatoria, estrategias para mitigar el abandono y mejorar los ciclos educativos, es la vía más efectiva para introducir valores como la solidaridad y el respeto,  la crítica y la innovación. Aprender a aprender, aprender a pensar para transformar la realidad: ese es el camino más sustentable para luchar contra la inequidad y los fundamentalismos”.

 Mujer: Su vida, salud y el empoderamiento

La mujer, “es vértebra de la familia y la sociedad, y por eso es prioritario abordar todo lo que tiene que ver con sus derechos. La muerte materna sigue siendo un grave problema de salud pública y de derechos. La mortalidad materna, es la muerte más injusta que ocurre en el momento equivocado por lo prematuro; la más irracional, por la razón equivocada, siempre evitable en la medida que existan servicios, y que está basada en la inequidad y exclusión. Es la más equivocada, por el sufrimiento que acarrea a la mujer y su entorno”.

Entre las causas, “la más indignante sigue siendo el aborto inseguro, y por lo tanto, buscar los caminos factibles para su disminución es una obligación ética para todos los Estados. La criminalización del aborto debe terminar, ya que lo único que logra es angustia y discriminación, más abortos y más muertes”.

Sin embargo, “si esto aún no ocurre, al menos debería disminuir el riesgo que ocasiona el aborto, mediante el compromiso de los equipos y sistemas de salud, mediante el modelo de reducción de riesgo y daños y una atención confidencial y de calidad técnica y humana, como lo plantea la plataforma de la ICPD en Cairo en el parágrafo 8.25. Buscar caminos factibles en cada país en base a las estrategias exitosas, es clave para disminuir la mortalidad materna”.

Asimismo, “y en el otro extremo, estamos preocupados por las condiciones en los que se está dando la maternidad. Sabemos que las mujeres más vulnerables tienen más chance de tener hijos con enfermedades crónicas por el encendido de genes durante la vida fetal. Mejorar las condiciones de la maternidad, es una obligación ética con el presente y una inversión estratégica con el futuro”.

Juventud: Educación,  trabajo, felicidad y disfrute

Leonel Briozzo manifestó además, que “el desarrollo de políticas específicas de promoción de actividades juveniles en marco educativo y laboral, sin olvidar el tiempo libre y la recreación, son vitales para poner barreras al uso de las drogas y la delincuencia”.

Afirmó que “en mi pequeño país, estamos avanzando aceleradamente luego del advenimiento del ciclo progresista; y hoy, con la conducción del presidente Mujica, generando las condiciones para que las personas tomen las decisiones más conscientes, es decir, más libres, responsables e informadas. El marco de leyes, desde la despenalización del aborto hasta la regularización del mercado de cannabis, desde el matrimonio igualitario – homosexual hasta la fertilización asistida universal, tienen esta impronta de libertad y respeto, en el marco de un estado laico y democrático”.

El Subsecretario de Salud Pública, cerró su oratoria con las siguientes palabras:

“Necesitamos inspiración para crear una nueva utopía. Tenemos como nunca la Ciencia y la Tecnología: Utilizémoslas  para el beneficio de las personas y no para el lucro de unos pocos. Sabemos lo que hay que hacer: Hagámoslo, y demos así sentido a nuestra actividad y compromiso”.