ir al contenido
+A

25/10/2017

Datos y recomendaciones sobre el púrpura fulminante

En la madrugada del miércoles 25 de octubre, falleció una niña de 6 años como consecuencia de un cuadro de púrpura fulminante. Había ingresado al CTI del Hospital Pereira Rossell, en estado grave con la enfermedad que evolucionó con extremada rapidez.

Foto: Jessica Frias

Foto: Jessica Frias

La niña concurría al jardín de infantes N° 287 de Malvín Norte.

Según informó la subdirectora general de Salud, Raquel Rosa, de inmediato se extremaron las medidas de higiene en ese centro de educación inicial y se inició la quimioprofilaxis en su núcleo familiar y entre sus compañeros de clase.

Raquel Rosa aseguró que tanto los contactos de los casos sospechosos como los  confirmados de enfermedad meningocócica deben comenzar un tratamiento antimicrobiano lo antes posible y permanecer bajo vigilancia durante 10 días en busca de signos o síntomas de la enfermedad.

La meningococemia es una enfermedad bacteriana que puede involucrar distintas partes del organismo. Puede ser inocua, como en la mayoría de los casos, pero puede afectar las meninges y producir meningitis por meningococo o, como en este caso, llegar a la sangre y provocar púrpura. Cuando avanza de manera extremadamente rápida, se le llama fulminante.

La transmisión se da de persona a persona a través de las vías respiratorias. Para que la transmisión ocurra, es necesario un contacto estrecho, directo (personas que residen en la misma casa, que comparten el mismo dormitorio, lugares de hacinamiento, guarderías y escuelas) o contacto directo con secreciones respiratorias del paciente.

El período de incubación tiene una media de 2 a 4 días. La persona enferma deja de ser infectante 24 a 48 horas después de iniciado el tratamiento eficaz con antimicrobiano adecuado.

La subdirectora de Salud dijo que todos los años se notifican entre 20 y 30 casos como máximo y se producen 2 o 3 fallecimientos.

En esta época del año se registra un incremento de los casos, asegura Rosa, quien recordó además que el grupo de edad más vulnerable es el de niños menores de 5 años, aunque también puede aparecer en adolescentes y adultos.

Se realizan diferentes análisis para la confirmación de la enfermedad, pero ante la sola sospecha de la presencia del germen, se inicia el tratamiento.  

Raquel Rosa tranquilizó a la población y aseguró que las condiciones de higiene de la escuela son las adecuadas para su normal funcionamiento.

Recordó que es recomendable que ante todo cuadro febril se realice la consulta inmediata al médico sin automedicarse, así como promover la ventilación habitual de los ambientes.