ir al contenido

14/08/2014

El hábito del tabaco aún causa unas 6.500 muertes por año en Uruguay

Presentación del estudio Carga de enfermedad atribuible al tabaquismo

Presentación del estudio Carga de enfermedad atribuible al tabaquismo

Una investigación del Ministerio de Salud Pública (MSP) sobre carga global de enfermedades atribuibles al tabaquismo indica que en Uruguay se producen cada año unas 6.500 muertes por esta causa y que se pierden 135.622 años de vida saludable. Para la titular de la cartera, Susana Muñiz, los datos tomados de la muestra de 2010 avalan las políticas públicas de lucha contra el tabaco iniciadas en el anterior periodo de gobierno.

El estudio sobre la carga global de enfermedad para Uruguay atribuible al tabaquismo plantea el cálculo de los años de vida perdidos prematuramente o vividos en discapacidad para un número de enfermedades específicas vinculadas con el consumo de tabaco.

Fue realizado por el (MSP) a través del Programa de Prevención de Enfermedades no Transmisibles y se tomó como referencia el año 2010.

La presentación de los resultados se concretó este jueves a cargo de la coordinadora de la investigación, Alicia Aleman, junto a la ministra Muñiz, el director del Programa Nacional de Control de Tabaco, Winston Abascal, el responsable de la Unidad de Coordinación del Programa de Prevención de Enfermedades No Transmisibles, Martín Sacchi, y la directora del Centro de Cooperación Internacional para el Control del Tabaco, Silvana Echarte.

Todos estos organismos funcionan bajo la órbita del MSP.

Las enfermedades atribuibles al tabaquismo incluidas en este estudio son cáncer de pulmón, vejiga, riñón, páncreas, cuello de útero, laringe, esófago y estómago, neumonía, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad isquémica del corazón y cerebro-vascular, aneurisma de aorta, así como muy bajo peso al nacer en los casos de hijos de madres fumadoras.

Según los datos obtenidos de acuerdo a la base de mortalidad de 2010, en Uruguay se perdieron 135.622 años de vida saludable a causa del tabaquismo.

La mayor carga al respecto la aportan las enfermedades cardio-cerebrovasculares, con 50.700 casos, seguida por las respiratorias con 42.700 y las oncológicas con 39.600.

Las enfermedades que generaron más años vividos en discapacidad en la población fueron las respiratorias, con 22.699 casos, y las que generaron más años perdidos por muertes prematuras fueron los cánceres, con 39.442.

El cáncer de pulmón es la enfermedad que más muertes prematuras provoca, con 21.836 casos, con una mayor carga para los hombres de más de 50 %, y el EPOC es la enfermedad que provoca más años vividos con discapacidad.

Al analizar la distribución por sexo, se perdieron más de vida saludables entre los hombres debido al tabaquismo, al contabilizarse en ese mismo año medido 83.800 casos, mientras que el total de los años de vida perdidos por muerte prematura también es superior en los hombres: 66.308 para hombres y 32.657 para mujeres.

La investigación concluye que en Uruguay se producen cada año más de 6.500 muertes a causa del tabaquismo que podrían haber sido evitadas.

Políticas de salud
Para la ministra Muñiz, las cifras que arroja la investigación son alarmantes y demuestran el acierto de las políticas públicas en la lucha contra el tabaco.

“Este estudio avala lo que han sido las políticas públicas que se han implementado en materia de lucha contra el tabaquismo y nos habla de que habría que reforzar algunas de ellas porque la población y los legisladores tienen que conocer estos datos,  tanto los que avalaron con su voto la prohibición absoluta de la publicidad, como aquellos que no estaban convencidos”, puntualizó.

“Nos ayuda a ver el costo económico y humanitario que ha tenido para el país el consumo de tabaco. Por esta senda tenemos que seguir e incluso agudizar nuestra lucha contra el tabaco”, insistió la jerarca.

Precisamente, Muñiz destacó los avances obtenidos en este último tiempo, refiriéndose a la prohibición absoluta de la publicidad y a la ratificación esta semana por parte de Uruguay del Protocolo de Control del Comercio Ilícito de Tabaco.

Ese cuerpo normativo establece normas y medidas específicas a tomar en cuenta por los 178 países que ratificaron el convenio marco sobre cómo se puede eliminar el comercio ilícito de tabaco.

Concretamente establece medidas como la trazabilidad del producto, la implementación de un sistema informático que individualiza y realiza un seguimiento desde la producción de la hoja de tabaco hasta que se comercializa en el mercado y la creación de un registro de comercializadoras, exportadores e importadores de productos de tabaco, entre otras medidas.

Por otra parte, el control del comercio del tabaco forma parte de una política del actual Gobierno de José Mujica de regular el mercado de las adicciones, que comenzó con el tabaco, continuó con un proyecto a estudio del Parlamento de regulación de las ventas de alcohol, la ley de regulación estricta del mercado del cannabis.

A ello se agregará, como lo han anunciado las autoridades en reiteradas ocasiones, el control  del consumo de psicofármacos, especialmente en lo que refiere a su incidencia en conductores.

Toda esa batería de acciones se da en el marco de las políticas de salud pública, que nacieron con el primer gobierno del Frente Amplio (2005-2010).