ir al contenido

30/09/2013

El Primer Alimento / Lactancia Materna

En el mes de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, con el propósito de fomentar la alimentación natural del bebé para mejorar su salud y también contribuir con la salud de las madres que amamantan.

Normativa, acción y promoción

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna como modo exclusivo de alimentación hasta los seis meses de edad, siendo que la misma proporciona todos los nutrientes necesarios para el bebé, al mismo tiempo que contribuye en la prevención de determinadas patologías en el caso de las madres. Es necesaria entonces la regulación y promoción de acciones que informen e incentiven a las madres a llevar a cabo este plan de alimentación natural y saludable.

En el año 2009 se aprueba por parte del Ministerio de Salud Pública la OMS y Unicef, La Norma Nacional de Lactancia Materna de Uruguay, donde se reconoce que las madres tienen el derecho y la necesidad de ser apoyadas y estimuladas (…) por sus familias, sociedad, lugares de trabajo y Estado.

La Norma de Lactancia Materna debe ser aplicada en todos los establecimientos de salud del SNIS en los que se prestan servicios de atención a la mujer embarazada, atención en partos y atención infantil. Asimismo, todo el personal de salud deberá estar capacitado en todo lo que implica la aplicación de esta normativa a favor de las Buenas Prácticas de Alimentación del Lactante y el Niño/a Pequeño/a.

Derecho a la información

La práctica del amamantamiento debe ser exclusiva en los primeros seis meses de vida y es recomendable que se continúe cuando sea posible hasta los dos años de edad. Estos beneficios así como las técnicas y entrenamiento de las destrezas para el amamantamiento son parte de la información a la que toda mujer y su pareja tienen derecho a acceder. Toda mujer embarazada debe ser informada y orientada en este sentido así como sobre los riesgos que implica reemplazar el amamantamiento por otras alternativas de alimentación.

Es necesario por otra parte que las mujeres madres reciban toda la información relativa a los servicios destinados al apoyo durante el embarazo, parto, puerperio y lactancia y esto es responsabilidad tanto de la familia como de toda la sociedad, lugares de trabajo y el Estado.

Trabajo fuera del hogar

En nuestro país, las mujeres que trabajan en el sector privado, tienen 12 semanas de licencia por maternidad. Luego, una hora libre por jornada laboral para amamantar. En el caso del sector público, se dispone de 13 semanas de licencia y reducción de la jornada laboral a la mitad hasta que el lactante lo requiera. Sea en actividad pública o privada cualquier trabajadora durante el embarazo o en periodo de lactancia tiene derecho a obtener un cambio temporario de actividades si las mismas pudieran afectar la salud de ella o de su hijo o hija, lo cual no implica variación alguna en las retribuciones.

Práctica solidaria

Existen en el país bancos de leche humana y centros de recolección de leche humana, que también están incluidos dentro de la normativa antes mencionada. Éstos están pensados para promover la lactancia, recolección y almacenamiento de la leche materna y así atender necesidades de niños y niñas que no pueden recibir leche de su madre o necesitan complementarla. Es posible consultar la reglamentación y funcionamiento de los mismos en la normativa que ponemos a disposición.

Es responsabilidad de todos, sociedad, servicios y personal de la salud facilitar y brindar la información necesaria para madres y padres acerca de la nutrición ideal para sus hijos, así como promover las acciones que apunten a la práctica de la lactancia materna. Es responsabilidad del Estado establecer la normativa correspondiente y es derecho y deber de todos el estar informados a fin de lograr los mejores resultados en las buenas prácticas de alimentación.