ir al contenido
+A

09/10/2017

Embarazo no intencional en adolescentes

Se presentó en Colonia la "Estrategia intersectorial de prevención del embarazo no intencional en adolescentes" con la presencia de la subsecretaria de Salud, Cristina Lustemberg, y el director departamental de Salud de Colonia, Jorge Mota.

Foto MSP

Foto MSP

 "Necesitamos una estrategia nacional que revierta este problema social que compromete el bienestar social, desarrollo y viabilidad futura del país", enfatizó Lustemberg.  

Uruguay presenta altos niveles de fecundidad adolescente con relación al promedio del mundo y de la región, lo que conforma un problema social consecuencia de la desigualdad y segmentación social y que provoca vulneración de derechos.

El embarazo en la adolescencia afecta seriamente la inserción actual y la necesaria expansión futura de la fuerza laboral, continuidad o reinserción educativa. Asimismo, compromete la autonomía y la capacidad de autosustento de las adolescentes. La mayoría de estos embarazos no fueron planeados: en las mujeres menores de 15 años se vincula a violencia sexual, y en parte de las mayores también.

Se torna así necesario definir una Estrategia Nacional con liderazgo político de alto nivel, centrada en un enfoque de derechos, género y generaciones. Debe estar basada en la investigación y las evidencias científicas disponibles, contemplando las paternidades adolescentes, investigando la figura del padre en aquellos embarazos con importante diferencia de edad.

Lustemberg afirmó que en el año 2016 se produjo el menor porcentaje de embarazo adolescente en los últimos 20 años, “pero debemos seguir trabajando para seguir bajando estas cifras", aclaró.

Algunas cifras

La maternidad en adolescentes se da en los sectores más pobres y con más
necesidades básicas insatisfechas: 1 de cada 5 adolescentes con 2 o más NBI son madres (22,4%), lo que desciende al 3,6%. entre las adolescentes con NBS.

3 de cada 4 adolescentes madres abandonaron sus estudios antes de embarazarse.

El 57% de las jóvenes uruguayas de 25 a 29 años que iniciaron la maternidad en la adolescencia, alcanzaron menos de 9 años de estudios. Entre las que cuentan con 13 y más años de estudio, sólo el 5% fue madre adolescente.  

El 71% de las mujeres que fueron madres entre los 15 y los 24 años, hubieran preferido postergar la maternidad, mientras que del porcentaje de varones entre 15 y 19 años que iniciaron la paternidad, solo el 2,6% se declaran padres.

Referencias: Varela et al, 2014; Varela, Lara, Tenenbaum , 2014; Varela y Lara, 2015).