ir al contenido

30/09/2013

Interrupción Voluntaria del Embarazo: derechos

Interrupción Voluntaria del Embarazo

Interrupción Voluntaria del Embarazo

La implementación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) tal como está prevista por Ley, pretende además de asegurar la calidad asistencial y atención en salud, garantizar el respeto a los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo la oportunidad, la continuidad y la humanización del proceso.

Respeto a la autonomía de la voluntad

En primer lugar se deberá respetar el derecho de la mujer a decidir sobre la continuidad o no de su gestación, según las condiciones previstas por la Ley. Se deberá promover el respeto a la autonomía de la voluntad de la mujer de tal manera que pueda tomar decisiones personales liubres, conscientes y debidamente informadas en todo el proceso de atención.

Derechos durante el proceso

Derecho de la mujer a ser acompañada durante todo el proceso de atención, por quien ella desee. La mujer recibirá asesoramiento sobre los procedimientos previstos en la Ley 18987, sus derechos sexuales y reproductivos, las características, métodos, ventajas y riesgos de la interrupción del embarazo. También se le informará sobre las alternativas al aborto voluntario, incluyendo los programas de protección social disponibles, y la posibilidad de dar al recién nacido en adopción. Se orientará a la mujer sobre los medios para prevenir embarazos futuros y el acceso a los mismos.

Consentimiento informado

La expresión final de la mujer acerca de su voluntad para la interrupción del embarazo deberá ser expresada por constentimiento informado, firmado e incorporado en su historia clínica sin perjuicio de la protección de los datos personales. Se puede consultar el formulario en documentos adjuntos al final de esta nota.

Deberes de los profesionales integrantes del equipo

- Confidencialidad: el equipo de salud que actúe en el asesoramiento y procedimiento correspondiente deberá actuar según los principios de confidencialidad y secreto profesional.

- Entrevistarse con el progenitor en caso de que exista el consentimiento previo y expreso de la mujer. En caso de realizarse una entrevista, ésta será con el fin de informarle acerca de lo establecido por ley en cuanto a la IVE.

- Garantizar que el proceso de decisción de la mujer se encuentre libre de la presión de terceros.

- El equipo de profesionales no podrá denegar o autorizar la IVE es decir, que el equipo no podrá manifestarse a favor o en contra. Tampoco podrá emitir opinión al respecto, así como el personal de salud, quien no deberá emitir juicios de valor con relación a la decisión consciente y libre basada en la voluntad informada de la paciente.

Deberes de las instituciones médicas

Todas las instituciones del Sistema Nacional Integrado de Salud tendrán la obligación de cumplir con lo previsto en por Ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo, disponiendo de las condiciones técnicas, profesionales y administrativas para hacer posible el acceso a sus usuarias a esta prestación y dentro de los plazos establecidos. Ninguna mujer que manifieste su voluntad de interrupción del embarazo y cumpla con los requisitos quedará sin el derecho a la prestación por manifestar su institución una objeción de ideario o de conciencia. En este caso, su prestador integral de salud deberá realizar todos los procedimientos previos al acto médico y luego dirigirla a otro prestador para culminar el proceso, cubriendo todos los gastos correspondientes.

En caso que la mujer denuncie la falta de confianza en el prestador para cumplir en tiempo y forma con el procedimiento, podrá solicitar el cambio de prestador en forma directa ante la JUNASA, en cuyo caso el nuevo prestador no podrá negarse a la incorporación de la usuaria.

Asimismo, en caso de apreciar otras faltas que no inhibieron el procedimiento (confidencialidad, trato degradante, emisión de objeciones), podrá realizar la denuncia ante la Oficina de Usuarios de su prestador, o directamente ante el MSP.