ir al contenido

15/12/2013

Ministra en acto de graduación

Mesa de autoridades Graduaciòn de los Doctores en Medicina

Mesa de autoridades Graduaciòn de los Doctores en Medicina

La Ministra de Salud Pública, Dra. Susana Muñiz, participó del acto de graduación de los Doctores en Medicina – Generación 2013, que tuvo lugar el viernes 13 de diciembre en el Paraninfo de la Universidad de la República. La jerarca les dio la bienvenida “al mundo profesional, y también de compromiso, por la salud de todos los uruguayos y las uruguayas”.

El evento contó asimismo, con la participación del Rector de la Universidad de la República (Udelar), Dr. Rodrigo Arocena; el Decano de la Facultad de Medicina, Dr. Fernando Tomasina ; la Presidenta de ASSE , Dra. Beatriz Silva; la Directora General de la Salud, Dra. Marlene Sica, entre otras autoridades universitarias.

Refiriéndose a los egresados como sus colegas, Muñiz los felicitó y dio la bienvenida “al mundo profesional, y también de compromiso, por la salud de todos los uruguayos y las uruguayas”, al tiempo que felicitó y reconoció el esfuerzo y apoyo de las familias a lo largo de la carrera.

“Se cierra una etapa que es muy linda, de la que se van a acordar toda la vida (…), pero inician otra que también es muy linda y tiene muchos desafíos: trabajar con las personas que sufren con el dolor, es muy difícil; pero hay otros momentos de muchísima alegría y satisfacción”.

La Ministra señaló que se adquiere un compromiso con los ciudadanos y ciudadanas, “quienes quieren tomar decisiones con respecto a sus cuerpos, y está bien que así sea (…); ustedes ejercerán la medicina en otro momento histórico de la salud”.

Al cierre de su alocución, la jerarca parafraseó las palabras del ex Decano de Medicina, Dr. Felipe Schelotto: ‘El título de médico es ante todo un compromiso. Quien lo posee no tiene más  privilegio que la obligación de cumplir una misión social con la habilidad adquirida; no

 tiene más derecho agregado que el de trabajar para sostener la vida y contribuir al

 bienestar de las personas, las familias y los grupos sociales. El médico no es un ciudadano que por tener su formación y su título cambia de status o adquiere un privilegio (…), por el contrario, incorporan una obligación especial, la de servir, cuidar con calidad y afecto a sus semejantes”.

“Tengan presente que la palabra de ustedes, el afecto, el cariño al escuchar, son más importantes que cualquier dispositivo terapéutico, que cualquier medicamento. Piensen eso siempre”, dijo Muñiz.

Cabe acotar que es tradición de la Facultad de Medicina de la UdelaR,  desde el año 1991, en que egresó por primera vez una generación en conjunto, celebrar esta circunstancia tan importante para la vida de la institución y al mismo tiempo para la de los graduados.

En esta oportunidad, fueron 423 Doctores en Medicina, quienes recibieron sus constancias de graduación, en compañía de familiares, los docentes que contribuyeron en su formación y autoridades, tanto universitarias como nacionales.