ir al contenido

29/09/2014

Ministra en OPS: “Hemos construido un consenso político y social para prevenir la obesidad infantil y reducir el riesgo futuro de ECNT”

Ministra Susana Muñiz en OPS

Ministra Susana Muñiz en OPS

En ocasión de la 53° Reunión del Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Ministra Susana Muñiz destacó que en Uruguay, “hemos construido un consenso político y social para prevenir la obesidad infantil y reducir el riesgo futuro de Enfermedades No Transmisibles”, al tiempo que valoró en su real dimensión, la importancia del trabajo interinstitucional e intersectorial en el abordaje de esta y otras temáticas que hacen a la salud de los ciudadanos.

Refiriendo a la presentación, en la Reunión del Consejo Directivo de OPS, de la propuesta del Plan de Acción para la Prevención de la Obesidad en la Niñez y la Adolescencia, Muñiz destacó que dicha iniciativa “surgió en el debate sobre Enfermedades Crónicas No Trasmisibles del 52°Consejo, y su importancia, reflejada en la voz de los delegados, se ha convertido hoy en un Proyecto de Resolución de este Consejo”.

En ese sentido, indicó que “el consumo de dietas inadecuadas, que generan sobrepeso y obesidad, es una de las principales preocupaciones reflejadas en los debates que comenzamos hoy en la mañana; obesidad que afecta a todos los estratos sociales, incluyendo a los más pobres”. 

Subrayó que “la ‘doble carga’ de la malnutrición, la convivencia de desnutrición y obesidad, ha conllevado que los países de la Región no sólo enfoquemos el combate al hambre, sino también el combate a la obesidad y sus negativos efectos en el desarrollo de enfermedades no transmisibles, tales como problemas cardiovasculares, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes”.

En Uruguay, consenso político y social

Haciendo alusión a la situación particular de nuestro país, la Ministra recordó que “tal como lo expresamos recientemente en un muy importante Congreso organizado por la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular celebrado este mes, en Uruguay hemos construido un consenso político y social, en cuanto a que para prevenir la obesidad infantil y reducir el riesgo futuro de ECNT, los niños deben mantener un peso saludable y consumir alimentos con poco contenido de grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres y sal, además de adoptar otras medidas como mantenerse físicamente activos”. 

Es así como “estamos apostando a promover un adecuado ambiente en el hogar y la escuela, que induzca a elegir y consumir alimentos que contribuyan a unaalimentación saludable, lo que sin dudas disminuirá el riesgo”.

A ese respecto, “hemos concebido legislación y reglamentación para la venta de alimentos en las cantinas escolares que ya comienza a dar sus primeros buenos resultados, no por elementos prohibitivos, sino por su fuerte componente educativo”.

Es “fundamental que la población en general y en particular los niños y adolescentes, reciban mensajes claros en relación a los hábitos de vida saludables, para lo cual, los alimentos que se encuentren disponibles en los puntos de venta de los centros educativos, deben constituir un ejemplo de alimentación saludable, y no lo contrario”.

La importancia del trabajo intersectorial

Susana Muñiz enfatizó además, “los importantes resultados que la intersectorialidad puede ofrecer”, haciendo alusión a lineamientos estratégicos del Plan presentado, así como a los logros alcanzados por la iniciativa “Uruguay Crece Contigo”.

En ese aspecto, resaltó que este programa del gobierno uruguayo, “es fundamental para reducir indicadores preocupantes de anemia y obesidad en menores de dos años, abordando integralmente la promoción de una alimentación infantil saludable, la salud perinatal, y el control y los cuidados durante el embarazo, de incidencia directa en el desarrollo futuro del niño”.

Asimismo, “nuestro Programa Nacional de Nutrición se ha planteado como objetivo, mejorar la situación alimentario nutricional de la población, mediante la generación de garantías en el derecho de todos los uruguayos a una alimentación que satisfaga sus necesidades nutricionales y sociales, con énfasis en la promoción de salud; pero poco podríamos lograr sin un verdadero abordaje intersectorial”.

La Ministra manifestó que “tenemos un desafío importante en la Región y en nuestro país, y seguramente este Plan de Acción será muy útil para continuar orientando políticas que permitan estabilizar las tasas de prevalencia de la obesidad entre los niños y adolescentes”.

Al cierre de su exposición, la jerarca efectuó dos llamados a los Delegados. En el primero de ellos, expresó que “no podemos dejar pasar la oportunidad de la Segunda Conferencia Internacional de Nutrición, para llamar la atención de esta situación y promover desde allí la máxima responsabilidad política sobre el tema. En los borradores del Plan de Acción que se ha circulado, sigue sin existir una fuerte apuesta a la regulación de los alimentos”.

En segundo lugar, Muñiz enfatizó que “debemos considerar seriamente, la fuerte relación entre el comercio internacional y el aumento de la oferta de alimentos poco saludables en la Región. La intersectorialidad, la educación y la responsabilidad del sector salud en su rol rector, son la clave para el éxito de este Plan de Acción”, concluyó la Ministra ante los delegados de los distintos países.