ir al contenido

30/04/2014

Muñiz destacó impacto positivo de la política de control de tabaco y dijo que ahora el desafío es llegar con las acciones a la población vulnerable

Muñiz destacó impacto positivo de la política de control de tabaco

Muñiz destacó impacto positivo de la política de control de tabaco

Susana Muñiz destacó el impacto positivo que la política de control del tabaco ha tenido en la salud de los uruguayos, y señaló como uno de los mayores desafíos,  llegar con las acciones de prevención y promoción a la población vulnerable. “Las personas que se ubican en los niveles socioeconómicos más bajos son las que registran la mayor prevalencia del consumo”, y “existen dos grupos adicionales considerados de riesgo, que son los jóvenes y las mujeres embarazadas”, dijo la jerarca.

Así lo indicó la Ministra durante el transcurso del evento referido al control de tabaco, que tuvo lugar el miércoles 30 de abril en el Parlamento, y en donde compartió la mesa oratoria con la Directora de OPS, Carissa F. Etienne.

Uruguay “ha sostenido una  política de control del tabaco exitosa y esto nos ha puesto en una posición de  liderazgo en este tema”, ya que “fue el primer país de las Américas en ser 100% Libre de Humo de Tabaco”.

Asimismo, “tenemos una prohibición amplia de la publicidad de los productos de tabaco; se introdujeron pictogramas en el 80% de ambas caras de las cajillas y los rotamos una vez por año; el tratamiento para la cesación de la dependencia al tabaco se puede obtener de forma gratuita en prestadores públicos y privados; y hemos realizado varias campañas de promoción y prevención con gran éxito y apoyo de la población”.

El MSP, “ha fortalecido su rol fiscalizador para el cumplimiento de la normativa sobre tabaco. En 2013 hemos incorporado a los ex trabajadores de Philip Morris Uruguay que fueran despedidos y actualmente trabajan con nosotros en la promoción de las políticas de control del tabaquismo, así como en la inspección de su cumplimiento. La cooperativa 21 de Octubre es un orgullo para nuestro Ministerio y es ejemplo del compromiso de los trabajadores con la salud de nuestra población”.

Estos avances, “nos han dado un liderazgo internacional que nos permitió ser sede mundial de la 4ta. Conferencia de las Partes que se realizó en Punta del Este en 2010, y Uruguay presidió la última Conferencia Mundial de las Partes firmantes del Convenio Marco que se realizó en Corea del Sur en 2012”.

Uruguay “ha cooperado decididamente con una gran cantidad de países en la región y en todo el mundo, que nos han solicitado apoyo y hemos intercambiado experiencias con múltiples países de varios continentes”.

 “Esta política ha tenido un impacto positivo en la salud de nuestra población: la calidad del aire ha mejorado en los espacios de trabajo y esparcimiento; y está comprobado que se han reducido los ingresos hospitalarios por infartos agudos de miocardio en un 22%, lo que significa que en Uruguay se están produciendo 450 infartos menos por año”.

Muñiz resaltó que “hemos logrado un impacto profundo en los hábitos de vida de nuestros ciudadanos. Antes de ratificar y aplicar las medidas del Convenio Marco para el Control del Tabaco en el año 2003, fumaba el 30% de los jóvenes entre 12 y 17 años. En 2011 esa prevalencia bajó al 13%, y los últimos datos demuestran que ha seguido bajando”.

“El pueblo uruguayo apoya las medidas que favorecen su salud. La política que ha venido desarrollando el Ministerio de Salud Pública tiene amplio apoyo de la sociedad: el 87% de la población aprueba y apoya las políticas de control del tabaco, y este ha sido un factor fundamental en el éxito de las políticas implementadas”.

 “Tenemos importantes desafíos que enfrentar”

 Susana Muñiz subrayó que “una enorme preocupación para el Ministerio, ha sido el impacto del tabaquismo en población vulnerable; las personas que se ubican en los niveles socioeconómicos más bajos son las que registran la mayor prevalencia del consumo, alcanzando el 35% en relación al 25% en la población total, significando en términos relativos, un 40% mayor a la media poblacional. A medida que aumenta el nivel socioeconómico de las personas, se observa una disminución de la prevalencia del consumo de tabaco”.

Asimismo, “existen dos grupos adicionales considerados de riesgo, que son los jóvenes y las mujeres embarazadas. Los jóvenes preocupan especialmente por ser la edad de inicio.  Respecto a las embarazadas, existen trabajos en nuestro país que muestran que las tasas de prevalencia en estas mujeres, especialmente en las de más bajos ingresos, se encuentran por encima del promedio poblacional, y no se han reducido al mismo ritmo”.

Al respecto, enfatizó que “hemos estado trabajando el tema muy de cerca, realizando investigaciones en conjunto con la Universidad de la República, y nuestras acciones de prevención y promoción han sido orientadas con especial énfasis hacia estas poblaciones”.

Para “superar estos y otros desafíos, es necesario seguir avanzando; razón por la cual hemos presentado dos proyectos de Ley al Parlamento”, uno de ellos relacionado a la “prohibición total de publicidad de productos de tabaco, que se encuentra actualmente en el Senado”.

Dicho proyecto “está pensado, principalmente, para evitar que los niños y adolescentes ingresen al consumo y a la adicción al tabaco. Desde hace bastante tiempo se sabe que más del 80% de los fumadores comienza a fumar antes de los 18 años. Como consecuencia, la población de niños y adolescentes es estratégica, tanto para la industria tabacalera como para nosotros, que tratamos de evitar que se inicien en este consumo. Las empresas tabacaleras deben atraer a una nueva generación de consumidores de tabaco, para garantizar su supervivencia. Estas empresas pierden constantemente clientes, porque una cantidad de personas deja de fumar o muere a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco”.

La exhibición de productos de tabaco “es un tipo de publicidad en el punto de venta, y esto incrementa la experimentación e iniciación del consumo en los jóvenes. Un estudio realizado en Nueva Zelanda y publicado en el British Medical Journal en el año 2009, halló que una mayor exposición a los exhibidores de tabaco en el punto de venta incrementaba la probabilidad de probar el cigarrillo y el consumo real de tabaco. Está, entonces, muy claro, que la exhibición de productos de tabaco constituye una estrategia publicitaria y que los puntos de venta exponen a todos los compradores, sin importar su edad”.

Esto ha llevado “a que varios países ya hayan implementado la prohibición de exhibición de productos de tabaco en el punto de venta, como Australia, Irlanda y Noruega, entre otros”.

El segundo aspecto al cual refirió la Ministra, se vincula al comercio ilícito de los productos de tabaco, porque “supone una grave amenaza para la salud pública mundial. El comercio ilícito aumenta la accesibilidad a los productos de tabaco, alimentando de esta manera la epidemia de tabaquismo y socavando las políticas de control de tabaco. Asimismo, produce considerables pérdidas en los ingresos públicos”.

Expresó que “como respuesta a esta situación, los Estados Parte del Convenio Marco de la OMS, han elaborado un Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco. Uruguay ha estado entre los primeros países que han firmado el texto de este Protocolo, el cual se encuentra en este Parlamento para su tratamiento con el fin de ratificarlo”.

Durante el análisis del texto del proyecto para la prohibición total de publicidad que se encuentra en la Comisión de Salud del Senado, “ha aparecido como argumentación de algunos sectores la preocupación por el aumento del contrabando: si bien consideramos que no existe una relación relevante entre la prohibición de publicidad y el aumento del contrabando, creemos que, dada la inquietud expresada, todos debemos tener claro que existe el instrumento para combatir el contrabando, el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco”.

Finalizando su oratoria, Muñiz expresó que “conocemos de la sensibilidad de nuestros legisladores en lo que tiene que ver con el cuidado de la salud de nuestra población; hemos acercado documentos e información científica que avala la necesidad que tiene Uruguay de seguir avanzando en materia de control del tabaquismo, una enfermedad que se cobra casi 6 millones de vidas cada año (más de 600. 000 por la exposición al humo ajeno), y se prevé que esa cifra habrá aumentado hasta 8 millones en 2030”.

Las Enfermedades Crónicas No Trasmisibles (ECNT), “son la principal causa de enfermedad y muerte en el Uruguay. Son el origen de la mayor parte de las discapacidades que presentan los individuos y que incrementan sus necesidades asistenciales. En nuestro país son responsables del 60 % de todas las defunciones”.

El Plan de Acción de la Estrategia Mundial para la Prevención y el Control de estas enfermedades, “indica a los Estados Miembros, la OMS y los asociados internacionales los pasos a seguir para abordar las ENT en sus países. La aplicación por los países de las medidas contra el tabaco establecidas en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco es el camino a seguir. Es el camino que  hemos elegido los uruguayos y por el que queremos seguir transitando, para tener más y mejor salud, que es la clave para poder tener mayor calidad de vida”.

Muñiz agradeció a la OPS, “por su constante apoyo a Uruguay y a Carissa Etienne por distinguirnos con su visita”; así como a todos los asistentes a la actividad que tuvo lugar en la Antesala del Senado de la República.