ir al contenido

14/03/2016

OPS felicitó accionar temprano y oportuno de Uruguay contra el dengue

“Uruguay está trabajando muy bien. Son muy pequeños los ajustes que deben hacer. Realmente la respuesta fue excelente. El país estaba bien organizado, habían hecho un plan de contingencia y esto no lo tomó por sorpresa. Se llegó antes de la crisis”, afirmó la experta en dengue de la OPS, Anabelle Alfaro. Insistió en la importancia de afinar el “ojo clínico”, fundamental para el diagnóstico, por encima del test rápido.

Foto: MSP

Foto: MSP

La subdirectora general de Salud, Raquel Rosa y la consultora especialista en atención del dengue perteneciente a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Anabelle Alfaro, recibieron este viernes a las direcciones técnicas de las instituciones prestadoras de salud públicas y privadas de todo el país con el objetivo de evacuar dudas y asesorar a los equipos en procura del fortalecimiento de la respuesta planificada a la atención de casos.

La médica costarricense Anabelle Alfaro —que integra la misión de especialistas de la OPS-OMS (Organización Mundial de la Salud) que visita Uruguay durante toda la semana a pedido del Gobierno para asesorar ante el brote de dengue—, felicitó la labor contra la enfermedad. 

“Uruguay está trabajando muy bien. Son muy pequeños los ajustes que deben hacer, realmente la respuesta fue excelente. El país estaba bien organizado. Habían hecho un plan de contingencia y esto no lo tomó por sorpresa. Se llegó antes de la crisis”, indicó. “Yo que anduve por muchos países los felicito, estaban muy bien preparados”, insistió. 

Alfaro recordó que es una enfermedad nueva para el país, de ahí la esperable necesidad de afinar el diagnóstico. Dijo que los profesionales están muy abiertos a aprender y fueron muy oportunos en notificar. “Siento que hay una apertura total del cuerpo médico por conocer una enfermedad nueva”, añadió. 

Insistió en que son muy pocas las recomendaciones que se le pueden hacer a Uruguay. “Hubo mucha presión de la gente respecto a las pruebas rápidas y con el dengue desgraciadamente no hay una prueba rápida segura. Para dengue el diagnóstico es clínico”, enfatizó. 

“Los síntomas son fiebre muy alta de inicio súbito, con dolor de cuerpo, de cabeza, no tiene mocos ni tos, puede tener diarrea. El médico revisa al paciente. Puede hacer un examen pero no hay una prueba rápida que de tranquilidad, aún estando la prueba negativa, puede ser dengue. Es el médico quien debe hacer el diagnóstico”, enfatizó. 

Es importante que al paciente con dengue o sospecha el médico lo vea a diario, lo que dio por descontado, dado que valoró que la población uruguaya es educada y ordenada, y no requiere que se le ruegue para que concurra a una consulta. 

Alfaro explicó que al ser la primera vez que Uruguay padece la enfermedad, se considera una primera exposición. “El dengue siempre es bastante benigno la primera vez, el problema es que se continúe presentando todos los años. Una segunda exposición podría poner en riesgo al paciente de hacer un dengue grave”, señaló.

Asimismo, recordó que Uruguay no tiene la cantidad de vectores que tienen en otros lugares donde, cuando comienza una epidemia se dispara el número de casos. “Ustedes venían trabajando con tiempo el vector y no tienen índices altos. La presentación de la enfermedad fue normal para un país con el nivel de salud y de educación que tiene Uruguay”, dijo. 

Agregó que es difícil prever el comportamiento de la enfermedad, porque mucho dependerá de la población. “Si la gente no insiste en eliminar los criaderos que tienen en las casas, seguirán teniendo vectores”, indicó. 

“Cada persona debe hacer lo que le corresponde en su domicilio”, teniendo en cuenta que Uruguay tiene pocos casos y en la región vienen dando batalla contra el zika y el chikungunya (enfermedades que se transmiten con el mismo mosquito). 

“Los uruguayos viajan mucho, sobre todo a Brasil y Paraguay donde hay estas enfermedades. Cualquiera puede venir enfermo en fase viremia (fiebre), el mosquito vector está aquí, así que pueden registrar casos autóctonos, justamente por tener el vector en el territorio. “Eliminando el vector, eliminan la posibilidad de transmitir”, concluyó    

Ajustes en equipos de salud
Raquel Rosa dijo que con este asesoramiento de la OPS en materia de manejo clínico será posible realizar los ajustes pertinentes desde los equipos de salud con sus referentes sobre dengue, para delinear mejor el manejo de la epidemia.  

En cuanto a los casos, sostuvo que la cifra coincide con lo esperable. Hasta ahora están confirmados los 23 casos. 

Agregó que a partir del trabajo conjunto del equipo clínico, del de terreno, que trabaja con el mosquito vector, y del equipo de comunicación se puede deducir que la enfermedad está teniendo un comportamiento esperable para lo que es la dinámica del vector que la transmite. De todas formas se sabe que los meses que vienen aún son “difíciles” para el país.

En este contexto, la jerarca insistió en la importancia de ajustarse a los casos clínicos, esto es “afinar el ojo”.  Dijo que esta fue una semana de trabajo muy intensa en ese sentido, con los clínicos a nivel de pediatría y adultos para ajustar los síntomas que son bastante inespecíficos y los signos de alarma y formas de manejo.