ir al contenido
+A

11/01/2017

Salto continuará trabajando en la prevención de leishmaniasis

Tras reunirse con autoridades del departamento de Salto, las autoridades del Ministerio de Salud anunciaron que la emergencia sanitaria, establecida hace un año, queda sin efecto pero se mantienen las medidas de prevención por leishmaniasis.

Foto:MSP

Foto:MSP

El Director General de Salud, Jorge Quian, anunció que no se registraron casos de leishmaniasis en humanos y se logró sacrificar al 84% de los perros infectados. “Esto demuestra un gran compromiso de la población de Salto ante esta situación. De todas formas no se puede bajar lo brazos y hay que seguir trabajando”, comentó.

Quian informó que ya no es más una emergencia sanitaria sino una situación que está instalada en la población salteña y que por tanto hay que mantener las mismas medidas de prevención que hasta el momento han sido exitosas.  “Vinimos a transmitir que hay que seguir con la misma política en cuanto a la tenencia responsable de los animales, al uso de collares, a la higiene ambiental y domiciliaria”, sostuvo.

Destacó la participación de la intendencia  de Salto y la Comisión de Zoonosis, actores clave e indispensable en la limpieza ambiental como una de las medidas fundamentales de prevención.

El Director General de Salud explicó que para que haya leishmaniasis tiene que estar el vector (la mosquita), que fue encontrada en 2010 en Bella Unión y en Salto. De acuerdo a la vigilancia que se ha realizado en todo el país no se ha constatado su presencia en otros departamentos.

La presencia del vector se debe a los cambios climatológicos,  el 95% de los casos de leishmaniasis en América Latina están en Brasil sobre todo en la zona fronteriza con Uruguay, y otro alto porcentaje se encuentran en Agentina en la frontera con el Río Uruguay. Ante esta situación  era de esperar según relató Quian, que el vector llegara a Uruguay. “Se ha hecho una vigilancia muy activa, por ahora está limitada a esa zona del país y queremos evitar que se disemine al resto y por sobre todo que no afecte la salud de la población uruguaya”.

En el 2016 han aparecido alrededor de 220 casos de perros infectados lo que significa un 4% de la población canina analizada, sobre eso el 84% han sido sacrificados.