ir al contenido

14/12/2014

Salud Sexual y Reproductiva: Reunión de Autoridades de Uruguay y Argentina

Reunión de Autoridades de Uruguay y Argentina

Reunión de Autoridades de Uruguay y Argentina

El jueves 11 y viernes 12 de diciembre, en esta sede ministerial, tuvo lugar un encuentro entre las autoridades sanitarias de Argentina y Uruguay, para el abordaje y análisis de estrategias en materia de salud sexual y reproductiva.

La Ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, y el Subsecretario, Leonel Briozzo, mantuvieron instancias de encuentro con los Ministros y Viceministros de las Provincias Argentinas, así como con funcionarios responsables en áreas de Salud Sexual y Reproductiva y de la Fundación para la Salud del Adolescente.

Durante el transcurso de su estadía en nuestro país, la delegación mantuvo además intercambios con representantes de Iniciativas Sanitarias.

Estas instancias se enmarcaron en la relación de colaboración entre la Fundación para la Salud del Adolescente (FUSA AC - Argentina) e Iniciativas Sanitarias de Uruguay Contra el Aborto Provocado en Condiciones de Riesgo (ISCAPCR), ambas organizaciones afiliadas a la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF).

Es así como se propuso la concreción de un proyecto de colaboración binacional, el cual posibilitó que la delegación de autoridades argentinas realizara esta visita de intercambio con autoridades sanitarias de nuestro país, en relación con el desarrollo institucionalizado del modelo de reducción de riesgos y daños asociados al aborto inseguro y el acceso a la interrupción legal del embarazo en el sector público de salud.

El aborto inseguro ha sido históricamente un serio problema de salud pública que afecta casi de manera exclusiva a las mujeres de los sectores más vulnerables. Los servicios de salud han sido espacios expulsivos y castigadores de las mujeres que expresan su voluntad de no proseguir con un embarazo no deseado. Así la clandestinidad, la falta de información y la carencia de espacios de acompañamiento y contención se combinan para generar situaciones de altísimo riesgo.

Frente a esta realidad, profesionales comprometidos con la salud de las mujeres comenzaron a percibir que tienen en sus manos la posibilidad de incidir para evitar o minimizar los daños de un aborto inseguro. Así surge el modelo de atención de riesgos y daños, o consejería pre y post aborto. Los profesionales uruguayos han sido pioneros en este enfoque orientado a “dejar de ser parte del problema y ser parte de la solución” con resultados positivos en términos de reducción de morbimortalidad materna.

Esta estrategia se plasmó primero en una resolución ministerial y luego en una ley evidenciando la voluntad del Estado uruguayo de abordar la problemática del aborto inseguro. Uruguay dispone desde 2012 de un marco legal que permite la atención de la interrupción legal del embarazo, y la muerte materna por aborto en el año 2013 fue cero. En el primer año de implementación se realizaron 6787 interrupciones, correspondiendo a 9.6 cada mil mujeres entre 15 y 45 años. Estas cifras son similares y aún menores a las que existen en otros países donde está legalizada la interrupción. El 6% de las mujeres luego de recibir el asesoramiento decidieron continuar con el embarazo y el 18% de las mujeres que interrumpieron el embarazo eran mujeres adolescentes.