ir al contenido

24/01/2017

Se extreman medidas de prevención de dengue, zika y chikungunya ante recambio de turistas

Un caso importado de chikungunya, el incremento de extranjeros que visitan nuestro país, la gran cantidad de uruguayos que viajan hacia Brasil y los altos niveles de infestación del Aedes aegypti indican una situación de alerta donde se deben extremar las medidas de prevención.

Foto: MSP

Foto: MSP

A lo largo del 2016 se midieron los niveles de infestación (cantidad de mosquitos por domicilio) y los resultados indican que los niveles son muy altos en todo el país, en especial en los departamentos con mayor densidad poblacional (Montevideo, Canelones, Maldonado y el litoral de país). Esta realidad, sumada al cambio climático, con veranos muy calurosos y lluviosos que favorecen el estancamiento de agua, y al movimiento de personas dentro y fuera del país, nos ponen en una situación de alerta, de mucha precaución.

La ministra interina de salud, Cristina Lustemberg, expresó que dengue, zika y chikungunya existen porque existe el mosquito, por lo que “debemos redoblar los esfuerzos en los cuidados que debemos de tener a nivel domiciliario para evitar todas las formas de crecimiento y de reproducción del Aedes aegypti, el descacharrice es fundamental, es la medida de mayor impacto”.

Lustemberg enfatizó en que “son enfermedades que son de fácil propagación que desbordan los sistemas de salud, por eso hay que ser muy cautos y saber que en un bajo porcentaje pueden tener consecuencias fatales”.

El Ministerio de Salud realiza una vigilancia epidemiológica exhaustiva con todos los casos sospechosos. Hasta la fecha se han estudiado varios casos sospechosos de dengue y zika pero ninguno ha sido confirmado. También se trabaja con los prestadores de salud, capacitándolos en el reconocimiento de los síntomas y diagnóstico para estar preparados ante una eventual epidemia.

Recomendaciones: 

-Utilizar repelente siempre que se encuentre a la intemperie, sobre todo en la mañana y en la noche y reaplicarlo en caso de sudor o contacto con el agua. El repelente se puede aplicar tanto en la piel como en la ropa. No se debe aplicar directamente en el rostro: se recomienda rociar las manos y luego frotarlas sobre la cara, evitando ojos y boca. También debe evitarse la aplicación sobre heridas o cortes. Se puede utilizar a partir de los 6 meses de edad (para los bebés menores de 6 meses debe utilizarse mosquitero).

-En el caso de personas que viajan a lugares que tienen estas enfermedades,  como es el caso de Brasil, se recomienda la utilización de repelente por lo menos hasta los 20 días siguientes a su retorno como forma de evitar la propagación de la enfermedad si hubiera contraído el virus.

-Dormir en lugares protegidos por mosquiteros.

 

-Usar ropa de colores claros y cubrir lo más posible el cuerpo, sobre todo al amanecer y atardecer.

 

-Eliminar el agua estancada de los lugares donde los mosquitos se reproducen, tales como viejos contenedores, floreros,  jaboneras, recipientes donde se colocan cepillos de dientes, juguetes, macetas vacías y neumáticos usados.

 

-A mujeres embarazadas se les recomienda expresamente que no viajen a los lugares donde la prevalencia y la  incidencia de zika es muy alta por las alteraciones que puede ocasionar en el feto (microcefalia, entre otras).