ir al contenido

30/09/2013

Tu historia clínica

Todos los usuarios tienen derecho a tener una historia clínica completa, ordenada y clara.

La historia clínica es un conjunto de documentos, inalterables e indestructibles, donde se encuentran todos los datos relativos a la evolución del estado de salud de un paciente desde el nacimiento hasta la muerte. Allí podemos encontrar detalles sobre síntomas, enfermedades, tratamientos recientes o pasados, intervenciones quirúrgicas, antecedentes familiares del paciente entre otros.

Los servicios de salud tienen el derecho y el deber de conservar y custodiar las historias clínicas completas de cada uno de sus pacientes en forma escrita o electrónica. 

Los trabajadores de la salud deben realizar un correcto llenado de la historia. Se debe registrar todos los datos e informaciones referidas al paciente y su proceso de atención de manera completa, ordenada, veraz e inteligible.

La historia clínica es de propiedad del paciente. Si bien debe permanecer en el servicio de salud, el usuario tiene derecho a revisarla cuando considere necesario y a obtener una copia de la misma a sus expensas (en los casos de indigencia se le proporcionará en forma gratuita). 

La historia clínica es de carácter confidencial. Sólo podrán acceder a la misma los responsables de la atención médica y el personal administrativo vinculado con éstos, el paciente o personas autorizadas por él, y el Ministerio de Salud Pública incluyendo la Junta Nacional de Salud cuando lo consideren pertinente. Los servicios de salud y los trabajadores de la salud deberán guardar reserva sobre el contenido y no podrán revelarlo a menos que fuere necesario para el tratamiento o mediare orden judicial. 

Los adolescentes también tienen derecho a la confidencialidad. Según el principio de autonomía progresiva, los adolescentes también tienen derecho a que se guarde confidencialidad respecto de sus familiares, de los datos relativos a su salud que contenga su historia clínica, salvo que, a juicio del profesional actuante, exista riesgo grave para la salud del adolescente o de terceros.

Cuando se trate de personas fallecidas, podrán acceder a la historia clínica los sucesores universales debidamente acreditados. 

En caso de que una persona cambie de institución o de sistema de cobertura asistencial, la nueva institución deberá recabar la historia clínica completa del usuario de la institución de origen. El costo de dicha gestión será de cargo de la institución solicitante  y la misma deberá contar previamente con autorización expresa del usuario.

Es responsabilidad de los servicios de salud dotar de seguridad a las historias clínicas electrónicas así como determinar las formas y procedimientos de administración y custodia de las claves de acceso. Serán auténticas aquellas historias que contengan una o más firmas electrónicas válidas mediante claves u otras técnicas seguras. 

Porque tenés derecho a la salud, tenés derecho a una historia clínica completa, ordenada, veraz y clara.