ir al contenido

13/10/2014

Uruguay prepara al personal fronterizo para actuar ante algún caso sospechoso de ébola

Uruguay prepara al personal fronterizo para actuar ante algún caso sospechoso de ébola

Uruguay prepara al personal fronterizo para actuar ante algún caso sospechoso de ébola


Comenzó la capacitación al personal de salud y de vigilancia epidemiológica fronteriza sobre el procedimiento correcto ante un eventual caso de virus de ébola. Autoridades del Ministerio de Salud Pública difundieron el procedimiento a seguir ante uno de estos casos, que comienza con el control en los puntos de ingreso al país. Se realizó una demostración sobre la correcta colocación, retiro y desecho del equipo protector.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) comenzó a capacitar al personal de salud y al dedicado a la vigilancia epidemiológica fronteriza para actuar ante casos de sospecha de enfermedad por virus del ébola. En ese sentido, se realizó, esta tarde, una conferencia de prensa en la sede de esa cartera donde se hizo una demostración sobre la correcta colocación, retiro y desecho del equipo protector que deberá ser usado ante un eventual caso sospechoso.

El subsecretario Leonel Briozzo resaltó que el país ya está preparado para enfrentar algún caso de este tipo, no solo por la preparación que se le está brindando a todo el equipo de salud y al personal fronterizo, sino por los determinantes sociales del Uruguay entre los que se destaca el actuar integrado de su sistema de salud, que funciona con una rectoría firme y fuerte del MSP. 

Recordó la efectividad de las medidas tomadas cuando hubo epidemia mundial de la gripe H1N1, y que país es el único libre de dengue a nivel continental. “Son medidas que pesan a la hora de estar tranquilos y de brindar confianza a la población”, dijo Briozzo. También agregó que América Latina está bastante bien preparada y es una de las regiones privilegiadas con respecto a la prevención de esta enfermedad.

En la misma línea de estos conceptos, la directora de Epidemiología, Raquel Rosa, destacó el hecho de que Uruguay tenga pocos puntos de acceso, lo cual facilita el control y la aplicación de las medidas previstas.

Por otro lado, explicó que se está elaborando la segunda versión del plan de contingencia frente a un caso de enfermedad por ébola virus. Anunció la entrega de una ficha de declaración de salud del viajero como una medida más, con la cual se evalúa el posible ingreso de personas con o sin síntomas o que proceden de alguna zona epidémica.

Rosa informó también que hasta este momento, Uruguay tiene unos 50 equipos de protección, cuyo costo oscila en los 500 dólares por unidad y están disponibles en aeropuertos y puertos. Una vez desencadenado el procedimiento se utilizarán en el centro asignado y acondicionado específicamente, para recibir al paciente sospechoso de portar este virus.

Aclaró también que la capacitación que se está brindando parte de un equipo identificado como de respuesta a nivel nacional, y que luego se irá extendiendo entre todos los trabajadores de la salud “desde el que hace la limpieza hasta el que atenderá al paciente”.

En la conferencia también estuvieron presentes la directora General de Salud, Marlene Sica y el consultor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Roberto Salvatella.

 

Colocación y retiro adecuado del equipo de protección personal

El equipo consta de un mameluco, un chaleco (usado eventualmente en casos de exceso de fluidos), un par de zapatos impermeables, un protector para la cara, un par de gafas, un respirador, tres pares de guantes, alcohol en gel, y un producto descontaminante.

Antes de comenzar el procedimiento, la persona (vestida con un equipo descartable) deberá hidratarse, retirarse las alhajas, tener las uñas bien cortas y controlarse los signos vitales (temperatura, etc.) Se higienizará con alcohol en gel y se colocará el mameluco que deberá ser de su talla, para que no sufra roturas o le incomode el desplazamiento. Luego se colocará las botas por fuera del mameluco, bien ajustadas; el protector respiratorio verificando que no tenga movimiento; las gafas; se subirá la capucha y se colocará el protector de la cara.

A continuación volverá a higienizarse las manos con alcohol en gel y se colocará el primer par de guantes por debajo de las mangas del mameluco, luego el segundo par irá por encima de las mangas y finalmente otra persona deberá pasarle una cinta adhesiva por encima del segundo guante para eliminar cualquier posible movimiento a la altura del puño del mameluco.

Para quitarse el equipo y antes de retirarse de la habitación en la cual se atendió al sospechoso de haber contraído el virus, la persona deberá descontaminar los guantes con un producto clorado y esperar unos minutos. Una vez fuera de esa habitación, se retirará el primer par de guantes tomándolo desde su cara exterior, con suma precaución, descartándolos en una bolsa destinada para este tipo de elementos contaminados.

Se retirará las botas que también se las descartará en la misma bolsa; el protector de cara se coloca en otro lugar, ya que puede reutilizarse previo proceso descontaminante, y procederá a sacarse el mameluco (que también se descarta), sin tocarse la piel de la cara o del cuello. Se higienizan las manos con alcohol en gel y se retira el segundo par de guantes sin tocarse la piel.

En este punto la persona volverá a higienizarse las manos y se colocará un tercer par de guantes limpios con los que se retirará la máscara respiratoria, procurando no tocarse la cara. Se procede a descartar todos estos implementos inclusive un campo ubicado en el suelo sobre el cual se realizó todo el procedimiento. Se vuelven a higienizar las manos con alcohol y se descartan los últimos guantes cerrando la bolsa desde afuera con un precinto.

Finalmente la persona deberá retirarse el equipo descartable que tenía inicialmente, ducharse, hidratarse y volver a controlarse los signos vitales.