ir al contenido

13/05/2014

Yerba Mate y Salud

Yerba Mate y Salud

Yerba Mate y Salud

La Ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, participó de la mesa de apertura del VI Congreso Sudamericano de Yerba Mate y del II Simposio Internacional de Yerba Mate y Salud, que se desarrolló del 8 al 10 de mayo en el hotel Radisson Montevideo; con la participación de productores, industriales, académicos, investigadores, estudiantes y público en general.

El evento estuvo organizado por el Grupo Interdisciplinario de Yerba Mate, que reúne a investigadores de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Estados Unidos, España, Alemania y Japón, para el estudio de la Ilex paraguariensis, nombre científico de la yerba mate.

Durante el transcurso de la actividad, se realizaron conferencias y mesas redondas, vinculadas a los efectos de la yerba mate en la salud (sobre el sistema nervioso, endócrino, el aparato cardiovascular y digestivo), medicina natural, aspectos químicos, producción de yerba mate, políticas agropecuarias, aspectos sociales y culturales, nuevos usos, la visión desde la academia, y consumo en poblaciones específicas, entre otros temas.

También se desarrollaron asambleas generales y para reuniones de los integrantes del Mercosur; así como talleres de cocina.

En la oportunidad, la Ministra Susana Muñiz, expresó que la consigna del evento, debería haber sido “Yerba Mate, afectos y salud”, ya que “cualquier niño sudamericano, como nosotros, nos criamos tomando mate con nuestros abuelos y nuestros padres”. El mate “forma parte de nuestra memoria desde muy pequeños: yo no puedo pensar en una tarde sin estar con mis abuelos tomando mate (…), y que venía una tía gallega -pero vivía hacía años en Argentina- y tomaba mate dulce, y nosotros los uruguayos generalmente tomamos amargo. Uno se fijaba hasta cuando llovía, porque el mate se acompañaba de torta  frita (...) En “mis épocas de estudiante, transcurrimos toda nuestra etapa de facultad tomando mate por los pasillos”, recordó Muñiz.

Tomar mate. “es parte de nuestra cultura”, y así lo reflejan “los cuadros de Juan Manuel Blanes: en uno de ellos, hay un gaucho recostado en una portera con su mate; y mi hijo, cuando estaban en la escuela estudiando a este pintor,  se vistió de gaucho y se sacó una foto con el mate. Es una foto que tengo de recuerdo y la conservo con mucho cariño”.

El mate “está presente en nuestra cultura a través de muchas generaciones, porque forma parte del compartir. Hace unos días atrás, yo estaba en Cuba, y una guía turística cubana, le explicaba en inglés  a una estudiante belga, por qué yo estaba tomando mate con mi hijo. Les decía que nosotros tomábamos mate, como los indios americanos lo hacían con la pipa de la paz”.

Para “los presentes en este encuentro, que no son sudamericanos, les digo que el mate forma parte de nuestras tradiciones y de lo cotidiano; y  como  conocimiento científico, tiene  aportes para la salud”, dijo Muñiz.